DESCANSE EN PAZ XIMO APARISI FAUBELL

“Parece que fue ayer cuando se fue, al barrio que hay detrás de las estrellas. La muerte que es celosa y es mujer, se encaprichó con él y lo llevo a dormir, siempre con ella”.

Con estas palabras del cantautor Fito Páez, este año recibimos en Na Jordana, por segunda vez, la sobrecogedora noticia de la muerte de un compañero: Ximo Aparisi Faubell. Y otra vez, nos dejó a la puerta de una cita de la cual siempre era entusiasta partícipe: el Tirant de Lletra. Un golpe muy duro y un nuevo revés para nosotros y nosotras. 

Componente activo de la comisión desde el 1976 en la comisión infantil, después en la comisión ejecutiva y fallero de pura cepa, fue delegado de festejos, archivero bibliotecario, delegado de fomento y cultura, delegado de asuntos de JCF y vicesecretario. También, reconocido apasionado del teatro, en 1992 se estrenaba como director de los más pequeños en la presentación infantil “El somni”  y desde siempre ha participado como miembro imprescindible de Na Jordana teatro, siendo galardonado con varios premios del concurso de presentaciones de JCF.

Nos dejó “Apa” fallero, amigo y compañero, de esa generación  de jóvenes que hicieron posible el cambio en esta Fiesta y en esta falla.  Una maldita enfermedad nos lo ha robado repentinamente. Solo hacía unos días que se encontraba, como siempre ilusionado, preparando junto en el resto de compañeros y compañeras la presentación de proyectos de este ejercicio, aunque desde una segunda barrera debido a la su situación, pero con las mismas ganas que los representantes a los que no dudó en trasladar su ilusión para compartir con ellos y ellas esta nueva aventura jordanera en su falla, porque llevaba a Na Jordana en la sangre. La muerte traicionera se lo ha llevado a dormir siempre con ella de repente, sin dejarnos reaccionar.

Desde aquí, queremos dedicarle, por parte de esta pandilla de compañeros y compañeras a quienes deja destrozados y destrozadas, una última fuerte ovación por su quehacer y por su aprecio. Quizás se haya bajado para él el telón de la vida, pero nunca lo hará el telón de su recuerdo.