¡OH, ODISEA! O LA AVENTURA ESCÉNICA DE NA JORDANA

En el Centro Cultural La Rambleta, Na Jordana puso en escena el pasado sábado 26 de enero su última y, pudiera ser, más ambiciosa presentación fallera llevada a cabo por la comisión en los últimos tiempos para dar a conocer al mundo fallero a Inés Burgos Luján, máxima representante de la emblemática falla del Carmen.

La obra, escrita por Anna Marí –experta en la adaptación de piezas clásicas al mundo teatral-, y con la colaboración de Dani Tormo –en la parte dramática y literaria- y de Jesús I. Catalá, Pere Borrego y Vicent Borrego –en la parte referida a la crítica fallera-, estuvo dirigida por el propio presidente de Na Jordana.

Un proyecto valiente desde su concepción como espectáculo y con un doble propósito: por un lado, contribuir a la difusión del clásico de la literatura universal que inspira el argumento conjunto de los monumentos falleros grande e infantil que este año plantará la comisión en la plaza del Portal Nou, y por otro, mantener el espíritu crítico propio de toda presentación fallera.

Fiel a la trama del poema de Homero, la obra mostraba la actualidad de algunos pasajes de la epopeya dentro de un contexto contemporáneo donde los dioses, que en la obra original manipulan el destino del protagonista, son ahora los magnates de las grandes finanzas, los banqueros y los más altos responsables políticos nacionales o internacionales.

Un coro griego, integrado por los trabajadores de una todopoderosa empresa financiera, dirigida por Zeus, Atenea y Poseidón, y con Polifemo y Circe en los puestos directivos más altos, dirigido por una coreuta y un corifeo, nos van introduciendo en los pasajes principales de la obra de Homero: la caída de Troya, la aventura en el país de los cíclopes –en este caso recreado con el lenguaje propio del cine mudo y filmado en el Museo Fallero de Valencia-, los encantos de la maga Circe, el inframundo Hades, el episodio de las sirenas o el regreso a Ítaca. Unas escenas por las cuales planeó la sombra de la corrupción, la crisis, el abuso de poder, el desencanto de la ciudadanía ante la política y los políticos, la devaluación de la moneda unitaria y la desvirtualización de la propia fiesta fallera.

Una propuesta eminentemente teatral que requirió de un fuerte esfuerzo interpretativo por parte de cada uno de los personajes y por la interacción de los actores con las proyecciones audiovisuales, traducciones simultáneas, temas musicales cantados en directo y demás coreografías complementarias que completaban la obra.

Cantos délficos, ofrendas rituales de la antigua Grecia, poemas con versos y métrica propios de la poesía épica griega –magistralmente escritos por Jesús I. Catalá-, sirtakis y rebeticos trataron de no desvirtuar el espíritu original de la obra de referencia ni la cultura del país donde el tratado de Homero tuvo lugar.

Una actuación abierta a la participación colectiva de todos los asistentes y donde los espectadores que tomaron parte en la misma recrearon con bolsas de papel iluminadas un laberinto mítico con una finalidad reivindicativa y solidaria, sirvió como preámbulo al espectáculo de tres horas de duración.

En ningún momento decayó el ritmo de la obra que se coronó con la interpretación del tema Viaje a Ítaca de Lluís Llach por parte de Victoria Lorente y con la coreografía de Juan Benavente y la música en directo de la Joven Orquesta Salvador Giner de la Sociedad Coral El Micalet.


LA ODISEA DE LOS MÁS PEQUEÑOS: UNOS TELONEROS CASI MÍTICOS

Este año los niños y las niñas de Na Jordana ejercieron de maestros de ceremonia en el acto de exaltación de Marta Ricart Portolés como fallera mayor infantil de su comisión, que tuvo lugar el pasado sábado 26 de enero a las 17:00 horas en el Centro Cultural de la Rambleta.

Antes de la representación del espectáculo de marionetas Ulises llevado a cabo por la compañía valenciana Bambalina Teatre Practicable –que tantos premios de la crítica ha recogido a lo largo de su gira por toda Europa consiguiendo captar la atención de mayores y pequeños-, los infantiles de Na Jordana, caracterizados de griegos clásicos, le pidieron a Homero, autor de la obra, que les contara la historia que narra el poema universal, argumento del monumento infantil que prepara Joan Blanch.

Posteriormente, y después de un breve descanso, fueron las musas del Olimpo: Clío, Talía, Euterpe, Terpsícore, Urania, Polimnia, Melpómene, Erato y Calíope, las encargadas de presentar a todos los asistentes a Marta Ricart Portolés como a su máxima representante durante las fiestas falleras de 2013.

Una emocionada Marta recibió la banda acreditativa de su reinado de manos de Júlia Tébar Atienza, fallera mayor infantil saliente, la cual iba caracterizada de Clío, musa de la Historia.