3_ART.png

SPONSOR PRINCIPAL

PATROCINADORES

UN BELÉN DE PIROTÉCNIA: ¡Qué caña de instalación!

Nuestro BELEN de este año rinde tributo a la pirotecnia. Un arte popular tan efímero y tan nuestro como las Fallas, que estimula los sentidos con la intencionalidad estética del color y con el ruido mensurado in crescendo. Colorido y musicalidad configuran una narración con un lenguaje tan personal, que la cadencia, las formas, el ritmo, las combinaciones y los efectos se convierten en una marca de estilo personal e intransferible de cada maestra o maestro pirotécnicos.

Este año hemos recreado entre explosiones y estallidos, entre palmeras y salidas y entre tracas y cohetes los principales pasajes evangélicos del nacimiento del Mesías con el propósito de transvasar una tradición propia del ciclo de Navidad a un contexto eminentemente nuestro, tan valenciano como la tradición de plantar el Belén.

Una instalación de libre diseño que nos ha permitido reencontrarnos con nuestra infancia y sentirnos nuevamente niños y niñas al jugar con los volúmenes y las formas, al imaginar personajes y al recrear episodios y escenografías a nuestro albedrío, descubriendo las múltiples posibilidades que ofrece la textura de materias sostenibles como el cartón de nido de abeja, los serrines, la viruta, la arenilla de silice de de colores, hueso de aceituna, sisal, papel o la tela.

Un Belén que desborda creatividad para transmitir un mensaje eterno, porque la riqueza de un pueblo estriba en la diversidad y en la calidad que emana de su cultura.

El origen de la pirotecnia se remonta a épocas remotas de las civilizaciones orientales. Fueron los árabes quienes introdujeron sus conocimientos sobre la materia en el territorio español y concretamente en València, desde donde la costumbre de los fuegos artificiales se extendió por toda el área mediterránea. En nuestras tierras la costumbre de disparar fuegos de artificio con motivo de solemnidades y festividades estaba muy arraigada antes del siglo XVI y por la víspera y festividad San Donís eran habituales festivales pirotécnicos muy potentes. Carlos III prohibió la fabricación de pirotecnia, pero en el siglo XVIII constituía una práctica generalizada en toda Europa. En el siglo XIX en Francia se introdujeron los agentes químicos necesarios para generar palmeras de colores en el cielo, que nuestros artesanos del artificio perfeccionaron y combinaron con otros efectos hasta conquistar el mercado internacional, destacando la tradición de poblaciones como Benaguasil, Burjassot, Foios, Godella, Llíria, Mislata, Paterna, la Puebla de Vallbona y Rocafort

ENTRADA LIBRE: Días de apertura: Del 9 de diciembre 2023 al 3 de enero 2024

Laborables: De 18:00 a 21:00 h

Festivos:

  • Mañanas: De 11:00 a 13:30 h. (Cerrado: 24/12/2023, 25/12/2023, 31/12/2023 i 1/1/2024)
  • Tardes: De 18:00 a 21:00 h. (Cerrado: 24/12/2023 i 31/12/2023)

Representantes

  

Monumentos

 

Tirant de Lletra